Gracias a su estructura celular porosa, la madera posee una
capacidad natural para amortiguar las vibraciones sonoras. Su desempeño como
aislante acústico se puede potenciar al utilizar fieltro y lana de vidrio.